Llegar con una entrada de día y salir con pulsera de abono al Primavera Sound

A veces la providencia premia mi atarantamiento. A veces, una cadena de acontecimientos insignificantes, bien combinados, pueden dar lugar a una historia épica. Esta es una de esas historias. Lo es para mi, claro, que fui quien la disfrutó. Para vosotros será simple recochineo o en el mejor de los casos otra de mis pequeñas… Seguir leyendo Llegar con una entrada de día y salir con pulsera de abono al Primavera Sound

Publicada el
Categorizado como desvarios

La paradoja hecha tecnología: el robot limpiador que no se limpiaba

Estas navidades, mi novio y yo decidimos regalarnos un robot limpiador. Trabajamos lo más grande, vivimos en un piso grande y viejo con una perra que lo ensucia constantemente (angelico, lo hace sin querer), así que, cada cierto tiempo intentamos hacer algo que nos permita ganar tiempo de calidad. Ya hemos comprado un lavavajillas (esto… Seguir leyendo La paradoja hecha tecnología: el robot limpiador que no se limpiaba

Publicada el
Categorizado como desvarios

Recuerdo cuando las vacaciones eran vacaciones

No fue hace tanto, lo prometo. Juro que hasta lo he vivido. Recuerdo una época en la que las vacaciones consistían básicamente en tocarse el coño a dos manos. En comer pipas en un banco. En irse a la playa a hacer la croqueta. En un itinerario cerrado cama-sofá-mesa-sofá-cama (no tenía pérdida), con esporádicas apariciones… Seguir leyendo Recuerdo cuando las vacaciones eran vacaciones

Publicada el
Categorizado como desvarios

31 años de pantalones fachosos

Llevo un par de días emocionada porque a mis 31 años acabo de adquirir los primeros vaqueros que se ajustan a mi peculiar figura. Digo “peculiar” según los locos cánones de belleza de la sociedad y la industria textil. No cunda el pánico por esta palabra, que no tengo nada en contra de mi cuerpo.… Seguir leyendo 31 años de pantalones fachosos

Publicada el
Categorizado como desvarios

El día que me enamoré de un sofá

Hace unos meses compramos para el salón nuestro nuevo y flamante sofá. Y para-distorsionando a Julio Cortázar, cuando adquieres un sofá, no estás adquiriendo solo un sofá, sino…: Calidad de vida (a precio de fábrica, en mi caso). La posibilidad de pederte más cerca de tu pareja. El miedo a manchar algo difícil de limpiar… Seguir leyendo El día que me enamoré de un sofá

Publicada el
Categorizado como desvarios

El día que la dependienta de la Casa del Libro se ganó un post en mi blog

Originally published at https://www.piesucios.com on July 20, 2017. En general no suelo tener mucho apego a lo material. No es que sea yo muy zen. Simplemente soy despistada hasta decir basta y si me tuviera que preocupar porque he perdido esto o he roto aquello, me pasaría el día lloriqueando. Así que se trata más… Seguir leyendo El día que la dependienta de la Casa del Libro se ganó un post en mi blog

Publicada el
Categorizado como desvarios

Qué quiere oír realmente esa gente que te pregunta ‘¿Cómo estás?’

¿Qué quiere oír realmente esa gente que te pregunta ‘¿Cómo estás?’? Los bienpensantes y nopensantes, tribu mayoritaria en este país (y yo que me alegro por vosotros), responderá que es una pregunta sin más, motivada por el interés o preocupación de saber qué es del prójimo. Discrepo. Con el transcurso de los años y el… Seguir leyendo Qué quiere oír realmente esa gente que te pregunta ‘¿Cómo estás?’

Publicada el
Categorizado como desvarios

El día que descubrí la clase preferente del Euromed

Hace una semana viajé a Barcelona después de mucho tiempo. Había olvidado cuánto me gustaba esa ciudad, pero ese es otro tema. Resulta que por lo apresurado de la planificación, solo quedaban billetes en clase Preferente. De hecho, hasta que realicé el trayecto eso es lo que significaba para mi un billete en preferente: que… Seguir leyendo El día que descubrí la clase preferente del Euromed

Publicada el
Categorizado como desvarios